Una ballena se traga a un buzo y luego lo escupe vivo

El buceador Rainer Schimpf estaba intentando documentar a los tiburones y delfines que rondaban un enorme banco de sardinas en Port Elizabeth (Sudáfrica) cuando una enorme ballena lo succionó tal Jonás.

La ballena atrapó entre sus fauces al aterrorizado Schimpf, que relata en un vídeo que no ha tardado en hacerse viral que «todo pasó muy rápido. Se hizo la oscuridad y sentí la presión en el muslo. En ese momento sabía que una ballena me había agarrado».

Mientras que el bíblico Jonás fue expulsado por la ballena en plena tormenta el bueno de Schimpf fue liberado tras unos angustiosos momentos: «Mantuve el aliento porque creía que me sacaría a la superficie en algún momentos. Sentí cómo la presión desaparecía y pude subir».

Rainer Schimpf, buceacor de 51 años y director de Dive Expert Tours, salió ileso de este excepcional encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *